lunes, 24 de febrero de 2014

GRIN: "Evolución Radical" por Joel Garreau tomado de http://mundonext.com/tres-futuros-posibles/

Una entrevista con Joel Garreau, reportero del Washington Post y autor del libro Radical Evolution (Evolución Radical)
Según Joel Garreau, los humanos estamos en un abrupto punto de quiebre, en el cual nuestra acelerada capacidad tecnológica nos ha convertido en la primera especie que tiene un control significativo sobre nuestra  propia evolución. Citando tendencias en cuatro principales sectores de tecnología – genética, robótica, de información y nanotecnología-, Garreau dice que el mundo podría verse muy diferente en un futuro no demasiado  distante. La pregunta no respondida es: Será utópico, distópico o algo entre los dos? Pedimos  a Garreau que nos diera su visión de  nuestro destino tecnológico:
Como yo lo veo, hay tres escenarios: el cielo, el infierno y prevalecer. En el primero, el cielo, todas estas tecnologías entran en línea rápidamente. Conquistamos el dolor, el sufrimiento, la estupidez, la ignorancia e incluso la muerte. No se distingue esencialmente de la versión cristiana de cielo; y podría suceder. Uno ve titulares sorprendentes en los periódicos todos los días.
El segundo es el escenario del infierno. Es aquel en el cual estas nuevas tecnologías caen en las manos de hombres locos o tontos. Los que creen en esto sugieren que si estas tecnologías son usadas por enfermos, toda la raza humana podría ser aniquilada dentro de los próximos veinte años. Y este escenario también es creíble.  El problema con los escenarios de cielo y el de infierno es que ambos son “tecno deterministas”.  En otras palabras, ambas perspectivas sostienen que la tecnología conduce a la historia. Dicen que los humanos están muy a favor de este camino y  que no hay mucho que podamos hacer al respecto.
Como humanista, estoy incitando a  un tercer escenario al que llamo prevalecer. Para entender este escenario imagine un gráfico con dos curvas. Una curva representa los desafíos crecientes de la humanidad; la segunda representa nuestro potencial de respuesta adaptativa. Si nuestra curva de respuesta permanece más o menos plana mientras nuestros desafíos aumentan exponencialmente, estamos obviamente en problemas porque la brecha continúa ampliándose cada vez más.  Pero supongamos que nuestras respuestas van subiendo de manera similar a los desafíos. Ese es el corazón del escenario que llamo prevalecer. Podemos ver un ejemplo de esto en la Edad Media. Buscando un futuro para la raza humana desde la perspectiva de esa época, podríamos ser perdonados por pensar que estábamos bastante condenados. Seríamos vistos como hordas de pillaje y plagas de todo tipo de maldad. Probablemente estaríamos pensando: “ Oh! Dios, esto no va a terminar bien”. De pronto, repentinamente en 1450, llegó la máquina de imprenta y hubo una nueva manera de almacenar, compartir, recolectar y distribuir ideas que antes era inimaginable. Esto condujo al Renacimiento y a la Iluminación; lo cual dio lugar a la ciencia, a la democracia y eventualmente al mundo que tenemos hoy. Lo que es interesante es que todo este cambio estaba más allá de la imaginación de cualquier rey o cualquier país. Fue la acción colectiva de millones de humanos organizándose a sí mismos de un modo de abajo hacia arriba. Ellos no esperaron que los líderes les dijeran qué hacer sino que cambiaron su mundo para producir cosas de la mejor manera que pudieron.  Vemos este escenario de prevalecer otra vez en 9/11 cuando el cuarto aeroplano nunca logró su objetivo. Un par de docenas de personas a bordo, empoderados por la tecnología de sus teléfonos celulares diagnosticaron el remedio y sanaron la enfermedad de la sociedad en poco menos de una hora. ¿Fue la solución perfecta? Obviamente no lo fue porque todos murieron. Pero fue lo suficientemente buena. Ellos fueron seres humanos comunes que no quisieron esperar que sus líderes llegaran con una solución, sino que lo hicieron ellos mismos. Entones el corazón de prevalecer  es la idea de que los humanos pueden actuar colectivamente para producir un cambio sorprendente .. y hemos estado haciendo esto por muy largo tiempo.
Traducción: Bárbara Partarrieu