martes, 23 de junio de 2015

MOOC: ¿solida tendencia hacia el futuro?


MOOC: ¿solida tendencia hacia el futuro?

La respuesta puede ser esta: los MOOC son ya una realidad como muestran estos datos, Coursera cuenta con más de 13 millones de inscripciones de 190 países y MiriadaX lanzada a principios de 2013, consiguió 188.802 alumnos en su primera convocatoria y ya cuenta con más 1.25 millones de inscripciones. No obstante, en el afán de ser rigurosos les comento lo que dicen al respecto el Dr. Claudio Rama y los expertos consultados por Fundación Telefónica y Ariel, a partir de aquí sus reflexiones:

La irrupción de lo digital, abrió el camino hacia una nueva fase de la educación a distancia desde fines de la década de los noventa. Ello ha sido también el punto de llegada de un largo camino tecnológico marcado por la irrupción de la válvula, el transistor (1947), el circuito integrado (1957), el computador electrónico (1969), el microprocesador (1971), los software (1976) e Internet ( 1992), en tanto rupturas innovativas que abrieron etapas en el largo camino tecnológico de innovaciones en el procesamiento de la información.

Lo digital impacta en la docencia y el aprendizaje. Ello no se refiere meramente a nuevos recursos de aprendizaje para apoyar el proceso de enseñanza, sino que impulsa un cambio del paradigma educativo y su focalización en el aprendizaje, valorizando el autoaprendizaje, la flexibilidad de los recorridos y una diversidad de recursos de aprendizaje, centrados en la construcción de carteras de competencias. Estas nuevas concepciones educativas utilizan con más intensidad los recursos de aprendizaje en tanto valoran más destacadamente el rol del estudiante en su proceso de enseñanza y el cambio en el rol del docente que cambia su tradicional protagonismo como transmisor de contenidos, para conformarse como un tutor de apoyo y guía en el aprendizaje más libre.

El cambio de los paradigmas educativos desde un enfoque en la enseñanza a un enfoque en el aprendizaje tiende a revalorizar los recursos de aprendizaje. Tal cambio es facilitado por la digitalización que desarrolla recursos con mayores contenidos, interactivos, y con convergencia de imagen, sonido y texto. Es un cambio en la dinámica de la educación que deja de basarse dominantemente en el trabajo vivo dado por el trabajo directo de los docentes, y aumenta el peso del trabajo muerto en el cual las máquinas, recursos de aprendizaje y las infraestructuras, todas construidas previamente, son los insumos y factores determinantes del aprendizaje. Ello implica valorizar más destacadamente un aprendizaje basado en el trabajo muerto, y que refiere a un trabajo académico realizado previamente.

La interacción diversa y la diversidad de recursos de aprendizaje y su actualización permanente y su orientación hacia el aprendizaje de competencias, son bases de la dinámica educativa centrada en el aprendizaje. Esto permite la superación de la clase magistral como trabajo vivo docente a una enseñanza que los utiliza como recursos de aprendizaje reutilizables y que implica el pasaje desde un trabajo docente vivo a un trabajo muerto y cosificado en recursos de aprendizaje.

El nuevo escenario implica tanto una tecnología exclusiva, como una amplia paleta de utilización tanto de viejas como de nuevas tecnologías, complejizando la modalidad, ya que no sólo puede ser presencial versus semipresencial abierta, sino también de una educación a distancia abierta versus una educación digital, o de una educación virtual a una educación digital empaquetada y facilitando multimodalidades. En este camino de impacto sobre costos, calidad y cobertura, se facilita la construcción de un ciclo virtuoso asociado a la digitalización.

En esta lógica de la oferta digital, su transformación asociada a la programación informática, a la conectividad, a recursos de aprendizaje, a equipamientos más complejos, impulsan nuevos formatos de suministro de los servicios educativos en tanto oferta educativa digital en red y que cambia definitivamente el trabajo docente en el modelo virtual que ellos expresan.

La innovación educativa a través del cambio del paradigma educativo centrado en el autoaprendizaje y la conectividad ha contribuido al desarrollo de recursos digitales de aprendizaje, herramientas y aplicaciones informáticas y la conformación de plataformas digitales en red. Ellas han llevado a la educación a distancia y a la educación presencial a un nuevo escenario marcado por la aparición de cursos masivos abiertos y en línea MOOC (por sus siglas en inglés).

Los MOOC son una derivación del desarrollo de recursos de aprendizaje digitales y de los paradigmas educativos centrados en el autoaprendizaje. Constituyen la cuarta generación de la educación a distancia, y el inicio de una educación basada en dinámicas educativas automatizadas y empaquetadas. Son una evolución de la digitalización, diversidad y convergencia de recursos de aprendizajes digitales en red, plataformas digitales y sistemas de evaluación automatizados, articulados mediante la programación informática.

Es una modalidad de aprendizaje que aumenta el peso de los recursos instruccionales, la incidencia de los derechos intelectuales de propiedad de dichos recursos, y el impacto de marcos legales que permitan el acceso abierto y la reutilización de los recursos. Ello facilita además la tercerización de los procesos educativos y el ingreso de nuevos proveedores como las editoriales y los canales de televisión.

La masificación de los sistemas de LMS Open Source y la creciente tercerización de los servicios tecnológicos de las instituciones educativas son partes constitutivas de estas transformaciones que también coadyuvan a la irrupción de la educación automática, global y empaquetada de recursos de aprendizaje. En este camino los MOOC se consolidan como una sólida tendencia hacia el futuro de la cuarta generación de la educación a distancia. Por esta razón veamos los escenarios tecnológicos posibles para los mismos en la educación a distancia en los próximos años.

Los MOOC son considerados como un nuevo modelo de enseñanza que parte de las siguientes premisas:
• Tienen estructura de curso, ya que cuentan con unos objetivos e hitos dentro de un conjunto de áreas de aprendizaje o temas concretos.
• Están disponibles en línea, ya que se desarrollan en entornos virtuales y permiten la conexión en lugares remotos a través de Internet.
• Su alcance es masivo, ya que las plataformas tecnológicas mediante las que son impartidos permiten el acceso a un gran número de alumnos.
• Su contenido es abierto, dando acceso a su seguimiento a cualquier persona. En cuanto a la propiedad y tipo de licencia de los contenidos para su reutilización no existe un criterio homogéneo y dependen de cada plataforma.

Los MOOC tienen una gran capacidad transformadora en el campo de la educación. En la actualidad estamos viviendo el auge de esta tendencia, cosa que se comprueba con la elevada tasa de crecimiento de esta modalidad formativa y por las numerosas universidades y escuelas de negocio que están abrazando los MOOC como complemento o alternativa a otros cursos en formato tradicional.

En la actualidad se presentan muchos puntos de incertidumbre para poder apostar por una fórmula concreta que describa el futuro esperado de los MOOC. Es necesario ante esta situación plantear diferentes alternativas o escenarios. El objetivo es plantear las líneas de evolución que pueden tomar los MOOC para entender qué papel pueden desempeñar en la educación, por lo que su futuro con toda seguridad no corresponderá a ninguno de los escenarios de forma pura, sino que previsiblemente se adoptarán formatos híbridos con aspectos de cada uno de ellos, y será, además, lógico que coexistan varios modelos al mismo tiempo.

Como paso inicial a la realización de los escenarios se identifican cuáles son las entidades principales que configuran el sistema educativo y cuáles son las actividades que llevan a cabo. Se puede dar el caso de que ciertas actividades sean competencia exclusiva de una entidad concreta, aunque también es posible que una misma actividad sea realizada por diversas entidades; por ejemplo, la actividad de editar libros puede ser competencia de editoriales independientes o de la propia universidad. Se conforma de esta manera un sistema educativo como una estructura de entidades y funciones realizadas por cada entidad. Esta estructura se verá modificada con la aparición de otras nuevas entidades como las que se presentan en este informe: las plataformas de colaboración on line c-MOOC y las plataformas de formación e-MOOC.



El objetivo es mostrar escenarios que nos ayuden a pensar en las posibilidades de evolución de la educación a distancia impactada por los MOOC. Consideraremos tres escenarios:
• Los MOOC como centro de recursos educativos.
• Los MOOC como centro del sistema educativo superior.
• Los MOOC como centro de creación y difusión de conocimiento en una comunidad.

Escenario 1. Los MOOC como MOOR En este escenario los MOOC se concentran en ofrecer recursos educativos, como son los libros, presentaciones y otro material en formato digital. Mientras, para otro tipo de actividades que requieren de mayor interactividad como evaluaciones, tutorías, mentorizajes... no se produce una sustitución, ya sea porque la tecnología no está madura o porque los hábitos y sistema legacy tienen demasiado peso. En este escenario los MOOC se presentan como un complemento de los estudios de los centros universitarios o incluso como sistemas aparte que ofrecen titulaciones de segunda categoría a personas de cualquier parte del mundo. Las implicaciones fundamentales que supondría este escenario son:
Las universidades mantienen su statu quo. Esto se debe a que el verdadero valor de las universidades se encuentra en las actividades que se desarrollan en la propia universidad y no en los contenidos, por lo que el prestigio de participar presencialmente se mantiene.
Se redefine la industria editorial y de contenidos educativos. De esta forma sigue los pasos de otras industrias de contenidos en las cuales la digitalización ha permitido llegar a cualquier punto geográfico.

Escenario 2. Los MOOC como centro del sistema educativo superior.
Este escenario supone que los MOOC se convierten en la pieza fundamental que permite estructurar todo el sistema educativo superior. Esto lleva implícito que se han solventado completamente las dificultades para digitalizar todas las actividades de la formación. Es probable que este prefecto no se cumpla en su totalidad en el año 2020, pero este escenario nos permite visualizar qué implicaciones tendría un modelo basado en los MOOC. Supondría romper con el modelo tradicional tipo industrial. Aunque, según este escenario, será posible conseguir una formación personalizada sin un incremento del coste, ya que para cada sesión, para cada alumno, el sistema seleccionaría en tiempo real el contenido y la forma más adecuada de ofrecerlo utilizando para ello gran cantidad de datos y tecnologías learning analytics. Así, dos conceptos aparentemente contradictorios como son «industrial» y «personalizado» pueden ser compatibles y dar lugar a un nuevo modelo.

Este escenario supone también una universidad en la que todos los elementos necesarios para establecer el proceso educativo se encuentren repartidos geográficamente y la nube sea el verdadero elemento de unión, lo que dará sentido al concepto de «universidad en la nube».

Escenario 3. Los MOOC como centro de creación y difusión de conocimientos en una comunidad.
Este escenario plantea una redefinición del modelo de MOOC según la cual la faceta formativa queda a un lado y se enfatiza su rol como eje de creación de conocimiento. De esta forma, el principal papel es el de congregador de comunidades virtuales que se convierten en el eje central de la relación entre profesionales y también de la creación de conocimientos. Realmente seguiría el modelo «Wiki», pero con unas capacidades potenciadas al incluir muchas nuevas funcionalidades que se podrían utilizar para generar tanto conocimiento de alto nivel relacionado con la ciencia como otro conocimiento más particular, e incluso que solo tienen sentido en un espacio temporal determinado como temas locales, tendencias, proyectos. Las universidades u otras entidades recogerían este corpus de conocimiento para generar cursos específicos.

Evolución de los escenarios Como se ha comentado en este ejercicio de escenarios no se intenta realizar una predicción acerca de cómo será el mundo de la educación en el año 2020, sino analizar en qué ejes puede evolucionar, cuáles pueden ser los inductores de dicha evolución y sus consecuencias. Se han compuesto así tres escenarios que muestran las características de tres posibles futuros. Sin embargo, al final, la evolución de la educación y de los MOOC en concreto irá tomando aspectos de cada uno de los tres escenarios, como se muestra en la figura 5.3; en ningún caso se trataría de una foto fija, sino de un modelo que iría evolucionando con los años. Así a modo de ejemplo se ha representado en esta figura una curva de trazos que engloba una posible situación de los MOOC en el año 2020 y mediante una curva de puntos en el año 2030, representado de una forma gráfica con superficies el proceso evolutivo. Aquí hay que destacar que no se trata de una estimación, sino que se quiere mostrar un modelo de evolución en el que tanto las fechas como el estado de los MOOC se deben considerar como un mero ejemplo.



Se resalta de esta forma que nos encontramos ante una evolución continua cuyo ritmo lo marcará la tecnología y las inercias de los sistemas legacy actuales. A pesar de que son dos retos importantes, principalmente el segundo ya que al estar vinculado a hábitos arraigados es más difícil de superar, se puede afirmar que los MOOC impactarán en los sistemas de educación, y que conceptos tecnológicos como la nube y otros más generales como las redes sociales y la globalización se convertirán en elementos esenciales en el sistema educativo del futuro.

Conclusiones:
La tendencia reflejada en los escenarios para 2020 y 2030, nos confirma que los MOOC, cada vez más, abarcaran en el nivel superior, las actividades para ofrecer recursos educativos, ser la pieza fundamental que permite estructurar todo el sistema educativo superior y tendrán el rol principal como soportes de comunidades virtuales, eje central de la relación entre profesionales y también de la creación de conocimientos.

Los MOOC por tanto son una sólida tendencia en el futuro de la educación superior.

Todo el contenido, excepto las conclusiones, está tomado de:

1- “¿Una nueva fase en la educación virtual? recursos educativos de aprendizaje, educación digital empaquetada (Mooc) y globouniversidades*”
Las tecnologías digitales y los nuevos modelos educativos digitales
Claudia Rama**
··Economista (ucv), doctor en Educación (UNESR), doctor en Derecho (UBA), postdoctorados (UNICAMP; UNl'.SR., HFF). Director del Observatorio de la ·Educación Vi rtu'11 en América l Latina (Virtual Educa-OEA). Investigador categorizado en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Uruguay. Decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Empresa (UDE/ de Uruguay. Fue director del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en
América Latina y el Caribe (!ESAI.C). En Uruguay fue director del Instituto Nacional del Libro, director del Sistema Nacional de Televisión y vicepresidente del Sistema Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos (SODRE).

2- “Los MOOC en la educación del futuro: la digitalización de la formación”, fundación Telefónica y Ariel.
Nota: Se ha conservado la redacción tal cual, a pesar de tener en algunos casos puntos de vista diferentes al de los autores mencionados, como en el caso de que la Educación Virtual es la cuarta generación de la Educación a Distancia, cuando para mi es la primera generación de la Educación en la Era Digital.